• maximopotencial_40
    Permalink Gallery

    Excusas para posponer y las mejores técnicas para destruir la postergación

Excusas para posponer y las mejores técnicas para destruir la postergación

La cosa más sencilla del mundo es encontrar una excusa que justifique nuestra falta de acción. Solemos convencernos con facilidad de que no lo hemos hecho porque estamos demasiado cansados, demasiado ocupados, demasiado estresados,…. y la lista podría continuar indefinidamente. ¡Qué fácil es encontrar una excusa cuando nos hace falta justificarnos!

Y por supuesto siempre encontraremos otras cosas que hacer que al menos nos auto engañen haciéndonos parecer ocupados: ordenar la mesa, leer emails, hacer algunas llamadas,… Pero lo que realmente hacemos con esto es evitar hacer lo que realmente deberíamos estar haciendo. ¿Te has preguntado alguna vez por qué hacemos esto con tanta frecuencia los seres humanos? Ahí van algunas respuestas y algunas sencillas soluciones.

1.-Si pensamos que un trabajo no será agradable de realizar tendemos a posponerlo.
Es simplemente la naturaleza humana. A muchas personas les gustan las tareas que suponen un reto. Pero no sucede lo mismo con las tareas que etiquetamos como desagradables.

2.-Tendemos a posponer cosas que requieran mucho tiempo para completarse.
Cuanto más pensemos que nos llevará completar una tarea, más fácil resulta encontrar una buena excusa para no hacerla. Los seres humanos tendemos a sobrestimar el tiempo que no llevará realizar tareas que no nos gustan demasiado. Y hacemos lo mismo en el sentido contrario: tendemos a subestimar el tiempo que nos llevará realizar las tareas gratas y agradables. Por ello, siempre solemos anteponer lo agradable a aquello que es más pesado o requiere un mayor esfuerzo.

3.-Cuando creemos que algo es difícil tendemos a posponerlo.
Y no necesariamente esa tarea difícil ha de ser desagradable. Sucede incluso con proyectos que nos entusiasman y nos parecen súper interesantes. Pero si creemos que resultará difícil completarlos, también suele hacer su aparición la postergación. Un buen ejemplo de ello es el llamado “bloqueo” del escritor. Puede que le entusiasme la idea de escribir ese libro, pero el proyecto puede parecerle difícil o desbordante y tender a posponerlo.

4.-El miedo al fracaso es otra gran causa de la postergación.
Una manera de evitar el “fracaso” en algo es simplemente no intentarlo. Pero obviamente esto es una forma temporal de evitarlo, ya que si continuamos con esa dinámica el final será todavía mucho peor: el fracaso definitivo por ni siquiera haberlo intentado.
Generalmente esto les sucede a las personas que toman como algo definitivo el simple hecho de que algo les salga mal. Lo que simplemente es un intento fallido si vuelves a ponerte en marcha, estas personas lo ven como algo definitivo. Pero como decía Thomas Edison, el fracaso no existe. Solo existen resultados que no son los correctos y que son simplemente peldaños en el proceso de lograr el resultado deseado.

Generalmente la postergación lleva asociada sentimientos de culpa porque sabemos que no estamos haciendo lo que deberíamos hacer. Es como estar en cierto modo rompiendo nuestras promesas a nosotros mismos.

Veamos algunas sencillas técnicas que pueden ayudarnos a crear una cierta inercia y romper la postergación:

1.-Visualiza como te sentirás una vez que la tarea este completada.
Enfoca siempre en los resultados a obtener, no el proceso de realización de la tarea. Con el objetivo en mente es mucho más sencillo acceder al estado mental que nos pondrá en movimiento. Visualizar el resultado final y lo que aportará de positivo a nuestra vida enciende la chispa necesaria para motivarnos. Y eso generalmente es suficiente para comenzar a dar al menos los primeros pasos. Y generalmente cuando uno por fin se pone manos a la obra, suele descubrir que la tarea era mucho más sencilla de lo que nos habíamos imaginado, de que habíamos convertido en un monstruo en nuestra mente algo que no era para tanto.

2.-Divide y vencerás.
Cuando un proyecto te parezca por su envergadura tremendamente complejo o complicado, comienza a dividirlo en tantas etapas como necesites para comenzar a sentirte cómodo con el. A mucha gente le puede parecer tremendo tener que escribir 400 páginas. Pero cualquier a podríamos escribir con facilidad dos párrafos.
Y una vez hayas establecido un plan de acción a tu medida, comienza a dar esos pasos uno tras otro. Pronto te darás cuenta de que has andado un buen trecho del camino utilizando este simple sistema.

3.-Valora tus “citas” contigo mismo igual que valoras tus citas con los demás.
Es importante respetar esos momentos que planificas para dedicar a las tareas importantes. Establece momentos específicos de tiempo en los que trabajarás en esos proyectos o tareas importantes que has de llevar a cabo. Se específico fijando con claridad cuando comenzará esa cita contigo mismo y a que hora terminará. Fijar esos periodos con el firme compromiso de atenerse después a ellos obra milagros a la hora de completar cualquier proyecto.

Y por encima de todo toma acción. La acción es lo que finalmente marca la diferencia entre una vida aprovechada al máximo y una vida en la que la máxima final sea “Bien pudo haber sido… y no fue”.

No dejes que la postergación mate tus sueños.

Y si es necesario utiliza el recurso definitivo: Cuando te entren tentaciones de postergar,… POSTERGA LA POSTERGACIÓN … Y ACTUA. :-)

©2010-2014 José María Vicedo
¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo!:

Share

  • Como-ejercer-el-liderazgo-desde-el-reconocimiento-a-los-demas
    Permalink Gallery

    Cómo ejercer el liderazgo desde el reconocimiento a los demás

Cómo ejercer el liderazgo desde el reconocimiento a los demás

“Eres suficientemente BUENO, suficientemente INTELIGENTE, y suficientemente FUERTE. Convéncete de todo ello, y no dejes que la inseguridad dirija tu vida”

Amparo Setién es una persona extraordinaria. Tiene ante si misma un futuro extraordinario. Muy brillante. Para los que la conocemos, se trata de una persona llena de vitalidad y energía. Una persona con una educación exquisita, y una gran habilidad para comunicar, y gestionar cualquier asunto. Es de las personas a las que si tuviese que encargarle algo, lo haría sabiendo que lo res0lverá, sin necesidad de preocuparme cómo o cuándo. Sé positivamente que lo haría, y que lo haría bien.

Sin embargo, Amparo es una de esas muchas personas que entrega su estado de ánimo y motivación a su entorno. Probablemente no vive en el mejor entorno para ella, y lamentablemente, su vida gira más bien alrededor del desánimo.

Siendo tan simpática y alegre como siempre ha sido, ¿a qué se debe su estado actual? ¿Acaso no es una persona que tiene todas las cualidades necesarias para conseguir todo aquello que se proponga? ¿Por qué no lo hace?

Es probable que Amparo esté actualmente escuchando la música de su entorno, y no le preste ninguna atención a la suya propia. Así, si su entorno, lejos de valorar y ensalzar las extraordinarias cualidades que tiene, lo que pretende es tratar de limitar su crecimiento, al final, como consecuencia de seguir el dictado de lo que encuentra alrededor, acaba siendo infeliz. Sería el caso del águila que sabe que puede acabar volando en las alturas, pero se encuentra con las alas atadas.

Esa no es la Amparo que todos conocemos. Necesita recuperar su carácter, su alegría, su vitalidad. Sólo así podría volver a vivir intensamente ese camino de felicidad que había estado recorriendo.

Todos tenemos Amparos en nuestro entorno. No sabemos el daño que podemos hacer cuando no valoramos las cualidades que tienen, y lo que se esfuerzan día a día por hacer nuestra vida más sencilla y feliz. Incluso, en muchos casos, lejos incluso del reconocimiento, hacemos comentarios desmotivadores. Parémonos por un momento y reflexionemos lo sencillo que podría ser hacer felices a esas personas simplemente diciéndoles lo buenas, inteligentes, fuertes, … que son, o simplemente destacando las muchas cualidades que a buen seguro tienen. Esto es algo que nos costaría muy poco, y que generaría un increíble impacto sobre las vidas de esas personas. Este reconocimiento debe ser sincero. Si realmente lo creemos, y observamos sus cualidades, ¿por qué no las decimos?

Por desgracia, no todas las personas tenemos la fortaleza de reconocer nuestras virtudes, y lejos de eso, nos fijamos en la valoración que el entorno hace de nuestro día a día. Si por desgracia acabamos en un entorno que valora poco o nada todas nuestras cualidades, podemos acabar creyendo que no las tenemos, aún cuando eso esté muy alejado de la realidad.

Amparo, por si tú no lo sabes, te lo digo yo. Eres BUENA, SIMPÁTICA, INTELIGENTE y EFICAZ. Además tienes otras muchas cualidades que te hacen única, y que te configuran como una persona muy capaz para poder emprender cualquier proyecto de gran altura. No tengas miedo. Ponte en marcha, y si la música de tu entorno no te acompaña, simplemente sube el volúmen de tu propia música. Recordarás que en INSPIRARTE hubo una obra que se creó a partir de la inspiración de este pensamiento. Es momento de pensar en ello.

Para los demás, hagamos lo posible para identificar si podríamos tener algún caso similar en nuestro entorno. Paremos un momento, y dediquemos unos pocos segundos para reconocer las virtudes de los demás. Cuando veamos el extraordinario impacto que podemos tener en sus vidas, nos daremos cuenta del bien que podemos hacer sin un gran esfuerzo. Hacer crecer a los demás en nuestro entorno es uno de los signos del liderazgo.

© 2013 Miguel Ángel Guilló - @miguel_guillo - http://maximopotencial.com

¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo!:

Share

Asume una virtud si no la tienes

“Una sirvienta de un hotel cercano me llevaba las comidas. Se llamaba Marie “la Lavaplatos”, porque había comenzado su carrera como ayudante de cocina. Era una especie de monstruo, bizca, de piernas combadas, pobre en carne y en espíritu.

Un día en que me acercaba con sus rojas manos un plato de fideos, le dije:

-Marie, no sabe usted qué tesoros tiene ocultos.

Acostumbrada a dominar sus emociones, Marie esperó unos momentos, sin atreverse a hacer un gesto por temor a una catástrofe. Por fin dejó el plato en la mesa, suspiró y exclamó ingenuamente:

-Señora, jamás lo habría creído.”

No tuvo una duda, ni hizo una pregunta. Volvió a la cocina y repitió lo que yo había dicho, y tal es la fuerza de la fe, que nadie se rió de ella. Desde aquel día se le tuvo cierta consideración.

Pero el cambio más curioso se produjo en la misma Marie. Con la idea de que era el receptáculo de maravillas invisibles, comenzó a cuidarse la cara y el cuerpo, tanto que su olvidada juventud pareció florecer y ocultar su fealdad.

Dos meses más tarde, cuando yo me marchaba de allí, anunció su próxima boda con el sobrino del `chef´.

-Voy a ser una señora” -dijo, y me agradeció. Una pequeña frase había cambiado su vida entera.”

Este relato de la escritora Georgette Leblanc, contenido en su libro «Recuerdos, mi vida con Maeterlinck», describe la asombrosa transformación de una humilde Cenicienta belga.

¿Qué fue lo que cambió la vida de esta muchacha?

Fue simplemente una frase. Pero no una frase cualquiera. Fue una frase pronunciada con una intención muy concreta. Al decirle “Marie, no sabe usted qué tesoros tiene ocultos“, otorgó a la muchacha una virtud que todavía no poseía.

¿Qué consiguió con ello? Hacer que la joven empezase a creer en ella misma, que podía ser bella a poco que se cuidase.

Y es que, a veces, para conseguir que alguien de nuestro entorno familiar, laboral, etc desarrolle una habilidad o una cualidad, hay que empezar a actuar como si ya la tuviera.

Así demostramos confianza en esa persona y ella misma se sentirá capaz de actuar en consecuencia, para desarrollarla.

Como dijo Shakespeare, es mejor “asumir una virtud si no se tiene”.

© 2013 Orfeo - @mappalf - http://maximopotencial.com


¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo!:

Share

Citas de superación personal de Franklin D. Roosevelt

Franklin D. Roosevelt (1882-1945) fue un excelente Presidente de los Estados Unidos. No en vano, consiguió ser reelegido durante cuatro legislaturas. Fue un verdadero hombre de estado que supo aplicar la política necesaria en tiempos de extrema dificultad. Lideró el país americano en una época convulsa, en la que aplicó importantes políticas como el “New Deal”. Entre otros muchos logros, participó muy activamente en la creación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Padeció la enfermedad de la polio, contra la que luchó durante muchos años. Aún a pesar de esta enfermedad, regresó a la política como Gobernador de Nueva York, y posteriormente como Presidente del país. Seguidamente recogemos algunas de las citas de superación personal más famosas de Franklin D. Rossevelt :

- De lo único que debemos tener miedo es del propio miedo.

- En la vida hay algo peor que el fracaso: no haber intentado nada.

- Siempre es preferible la acción a la crítica.

- Existen tantas opiniones como expertos.

- Los hombres no son presos del destino. Sólo son prisioneros de sus propias mentes.

- Júzgame por los enemigos que me he ganado.

- No basta con querer. Debes preguntarte a ti mismo qué vas a hacer para conseguir lo que quieres.

- La alegría es la piedra filosofal que todo lo convierte en oro.”

- El que no vive para servir, no sirve para vivir.”

A través de estas frases podemos ver cómo ya en aquel entonces, la superación personal, los valores, la acción y el compromiso para luchar sin miedo por lo que se desea eran cuestiones importantes para alcanzar metas y progreso. Toda una fórmula magistral que sigue de actualidad en nuestros días.

¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo!:

Share

  • maximopotencial_159
    Permalink Gallery

    Las 10 acciones más importantes para transformar positivamente tu vida personal y profesional.

Las 10 acciones más importantes para transformar positivamente tu vida personal y profesional.

 

Siempre hay cosas que podemos hacer para transformar positivamente nuestra vida y acercarnos a nuestros mayores sueños. Esos “cambios” o “decisiones” pueden suponer un impulso tremendo en el calibre de tus resultados. La siguiente lista es un ejemplo de acciones que te acercarán a esa “vida ideal” que deseas, y te ayudarán a destacar tanto a nivel personal como profesional.

1.-Haz un “inventario” de tu estado de salud y decide ser saludable por encima de todo.
Mírate en el espejo. Chequea lo que te dice tu báscula en el baño. ¿Cuál es tu nivel de energía? ¿Qué tal te alimentas? ¿Cómo están tus analíticas y tu tensión arterial? ¿Sueles sentirte estresado? Se que este tipo de preguntas en muchas ocasiones no son preguntas cómodas, pero desde la comodidad nadie se mueve a la acción. Necesitamos sentirnos incómodos para comenzar a movernos. Marca como prioridad chequear tu estado de salud con tu médico de confianza, y empieza a diseñar un plan de acción para llevar tu nivel de salud y energía hasta un estandar fuera de serie. La energía personal es el fundamento de todo éxito en la vida. Nunca descuides este punto.

2.-Examina honestamente tu situación financiera actual.
¿Cuánto vales financieramente? ¿Cuánto tienes ahorrado? ¿Qué deudas tienes que atender? ¿Tienes objetivos financieros claros? ¿Has planificado como deseas que sea tu situación financiera a corto, medio y largo plazo? Usa un consultor profesional si lo estimas necesario. Deja de gastar más de lo necesario y empieza a invertir lo que ahorres. Trata de conseguir una “reserva” de dinero que te permita al menos vivir seis meses manteniendo tu estilo de vida actual.

3.-Suelta el lastre de temas del pasado.
Aunque algunas veces resulta muy dificil olvidar situaciones, problemas y daños del pasado, recrearse en ellos no conduce a nada positivo. No te empeñes en seguir pasando mentalmente esas “viejas películas” una y otra vez. Lo único que hacen es restarte recursos y energía. Déjalo ir ya de una vez y comienza a centrarte con determinación en el futuro y todo lo positivo que puede depararte., Es fundamental soltar el lastre del pasado para ser capaz de crear y vivir una vida extraordinaria.

4.-Haz una lista de metas mensuales y anuales, y planifica para alcanzarlas.
Empieza a vivir tu vida orientándote hacia los objetivos que tu mismo te marques. Escribe metas mensuales, trimestrales, semestrales y anuales. Serán, los “puntos de destino” en el mapa de tu vida. Te permitirán mantenerte enfocado y con un sentido claro de dirección. Si se pretende llegar a alguna parte, es imprescindible tener primero un destino al que llegar. No permitas que el azar marque tu vida. Tienes que tomar tu el rumbo y el control.

5.-Actualiza tus estándares en la vida.
¿Qué nivel de rendimiento te exiges a ti mismo? ¿Estás desatando tu máximo potencial en cada instante? Reflexiona sobre estas preguntas y exígete a ti mismo no conformarte con menos de lo que eres capaz de ser. Hemos sido deseñados para la grandeza. No nos vendamos barato a la vida. Ha llegado el momento de dar un paso al frente y decidir ponerlo todo de nuestra parte reclamando nuestro auténtico potencial. Márcate un estandar de rendimiento “fuera de serie” y transformarás radicalmente de manera positiva tu vida.

6.-Deja de tolerar la mediocridad.
Todos los pequeños o grandes comentarios negativos, bien vengan de nosotros mismos o de los demás, están minando nuestro avance hacia nuestros sueños. Ha llegado el momento de hacer una “lavado intensivo de negatividad”. Para tener una gran calidad de vida, necesitamos que el “sistema” funcione en positivo. Son tantas las personas que se convierten en los propios artífices de sus fracasos por sus autocríticas, que ni siquiera necesitan que desde fuera vengan a “hundirlos”. Huye de una vez por todas de la mediocridad. No aceptes el negativo que venga de ti, y no permitas dejarte arrastrar por lo negativo que pueda venir de gente de tu alrededor.

7.-Sé 100% honesto cuando hables con los demás.
Ocultar como te sientes realmente ante algo, te hace más daño a ti y a tus relaciones con los demás que cualquier otra cosa. Es necesario corage y práctica para aprender a hacerlo sin que resulte “brusco”. Pero recuerda siempre que ser totalmente honesto es una muestra de respeto a ti mismo y a los demás.

8.-Escucha más de lo que lo haces.
Saber escuchar de verdad es un arte. A casi todo el mundo le gusta hablar y ser escuchado. Tanto a nivel personal como profesional es muy importante entender los problemas de los demás, o saber realmente que es lo que desean comunicarte. Procura esforzarte en escuchar más que en hablar y notarás un incremento muy notable en la calidad de tus respuestas y acciones.

9.-Reevalua tu carrera y tus objetivos profesionales.
¿Estás haciendo realmente lo que te gustaría hacer para ganarte la vida? ¿Obtienes satisfacción y la suficiente remuneración de tu trabajo? ¿Te sientes realizado? Si tu respuesta a estas preguntas no es una respuesta afirmativa y clara, quizás haya llegado el momento de hacer algunos planes para avanzar profesionalmente en tu vida. Muchas personas necesitan sentirse bien en su trabajo, para de este modo sentirse bien acerca de ellos mismos y los demás. Si no eres feliz profesionalmente, determina porque y comienza a buscar opciones y toma acción para transforma la situación de inmediato.

10.-Decide convertirte en una persona extra-ordinaria.
Algo extraordinario es simplemente algo ordinario a lo que se le ha añadido algo extra. Toma la decisión de adoptar esta filosofía en tu vida. Añadiendo algo “extra”, podrás transformar una jornada laboral, una comida, un momento de diversión con tus seres queridos o cualquier proyecto que desarrolles de ordinario a extraordinario. Simplemente añadir unos pequeños detalles, harán cambiar la experiencia, y la transformará en algo sublime. Esa es la esencia de la “excelencia”: el arte de añadir algo extra, algo que excede a lo esperado, algo excepcional.
Tu vida merece un esfuerzo para transformarla, a través de pequeñas y constantes acciones, en algo “extra”-ordinario.

©2010-2014 José María Vicedo
¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo!:

Share

  • Las-6-claves-para-delegar-y-alcanzar-el-exito-en-cualquier-proyecto
    Permalink Gallery

    Las 6 claves para delegar y alcanzar el éxito en cualquier proyecto

Las 6 claves para delegar y alcanzar el éxito en cualquier proyecto

Delegar es una de las tareas más complejas y delicadas a las que se enfrenta cualquier directivo del mundo empresarial.

¿Qué es delegar?

Según la Real Academia de la Lengua Española (RAE), delegar es darle la jurisdicción a otra persona para que haga sus veces, o le confiera su representación.

Efectivamente, en esta definición de delegar entendemos que se trata de encomendar una tarea a alguien para la que ejecute por nuestra cuenta. De este modo, al delegar, estamos permitiendo a alguien que realice cualquier cosa en nuestro propio nombre, como si fuésemos nosotros quienes la realizásemos.

¿Por qué es tan complicado delegar?

Cuando delegamos cualquier tarea, estamos otorgando a esa persona la posibilidad de que la ejecute en nuestro propio nombre, y así, estamos asumiendo la responsabilidad de algo que realmente no ejecutamos nosotros directamente. Ello implica que para que la delegación sea efectiva, es necesaria la preexistencia de confianza en la persona a la que deseamos delegar o encomendar una determinada tarea.

Necesitamos tener la confianza y seguridad de que esa persona va a tener la capacidad y el interés en desempeñar esa tarea con el nivel de exigencia y estándar de calidad necesarios.

¿Qué ventajas tiene delegar?

El carácter limitado del tiempo dificulta que una misma persona pueda desarrollar todas las tareas que un determinado proyecto requiere. Es frecuente encontrar directivos que trabajan al 100% de su capacidad, y que precisamente por ello acaban suponiendo el freno para el desarrollo del proyecto en si.

A través de la delegación se produce un efecto multiplicador de las capacidades de las personas. La delegación consigue incrementar la capacidad de la organización en su conjunto, pasando desde lo que uno puede hacer a lo que uno puede controlar. Se produce de este modo un cambio desde la capacidad de ejecución personal a la capacidad de control, ampliando de forma muy considerable lo que se puede llegar a alcanzar a través de la participación de otras personas. Así, la delegación permite incrementar la cantidad y la calidad de los resultados que se obtienen, y es una clave importante en la gestión del tiempo.

¿Por qué existe tantas reticencias a delegar?

Las principales causas por las que tenemos dificultades para delegar son :

1 – Dificultad para encontrar personas con el compromiso, estándar de calidad y/o capacitación necesarias para llevar a cabo las tareas que queremos delegar.

2 – Falta de confianza en esas personas que aun sabiendo que están perfectamente capacitadas para el ejercicio de esa responsabilidad, no cuentan con nuestra confianza para encomendarle lo que queramos delegar.

3 – Necesidad de tener todo el entorno bajo nuestro propio control, no aceptando la participación de terceras personas en el ejercicio de nuestra responsabilidad. Es frecuente encontrar casos en los que no se delega para guardar una cierta distancia con el entorno, y tratar de seguir manteniendo el control de determinadas tareas.

4 – Falsa creencia de que para que algo se haga bien, es necesario hacerlo en primera persona.

Estas cuatro razones, que aparentemente parecen muy reales y poderosas, realmente no lo son. Son parte de los mitos, o de las razones que nos explicamos diariamente para autoconvencernos de la dificultad de delegar. Si las analizamos de forma aislada y en profundidad, encontraremos que existen fórmulas efectivas para acabar solucionando todas y cada una de ellas, y conseguir alcanzar una delegacion efectiva.

¿Cuáles son las 6 claves para poder desarrollar una delegación efectiva?

1 – Formación. Para poder contar con un equipo a nuestro alrededor en el que podamos delegar, necesitamos invertir cuantos recursos sean necesarios en su formación. No es sólo una cuestión de aptitud, sino también de formas. Es posible que las personas que nos rodean estén perfectamente formadas. Sin embargo, nuestro estándar de calidad y excelencia es personal de cada uno de nosotros, y es algo que requiere ser transmitido para que el entorno aprenda lo que queremos y cómo lo queremos hacer.

2 – Todo ejercicio de delegación implica control. En muchos casos, el concepto de delegación es mal entendido. Se confunde la delegación con el olvido. Eso es precisamente el claro ejemplo de lo que no debemos hacer. Delegar supone trasladar la tarea a otra persona, y tiene implícita la necesidad de seguir controlándola. Como veremos a continuación, una de las mejores formas de ejercer ese control es precisamente a través del establecimiento de unos objetivos, y comprobar constantemente el cumplimiento de los mismos.

3 – Hagamos un listado de todas las tareas que realizamos diariamente. A continuación, podemos preguntarnos :

¿Es necesario que esta tarea la haga yo?”

¿Es conveniente que la haga yo?

¿La puedo delegar?

¿Qué persona de mi entorno la puede desarrollar? En el supuesto de que la respuesta a esta pregunta es que no hay nadie actualmente a quien podamos encomendarle la tarea, deberíamos designar una persona a quien tras un período de formación pudiese realizarlo correctamente.

Cuando nos hagamos estas preguntas para cada una de nuestras tareas habituales, encontraremos que muchas de ellas son perfectamente delegables, y descubriremos que podemos incrementar fácilmente nuestro potencial de desarrollo a través de la delegación.

4 – Debemos evolucionar el modelo de delegación, desde las tareas a las áreas. Es mucho más motivador, y genera mejores resultados cuando delegamos áreas de actividad, y no tareas específicas. Pensemos en la persona que recibe la responsabilidad de la ejecución. La motivación y la visión en conjunto será bien diferente si la persona se siente responsable del área en su totalidad. Contará con una visión mucho más amplia que le permitirá realizar su acción de forma global para la consecución del objetivo en si.

5 – Debemos establecer objetivos. Una buena fórmula para alcanzar una delegación efectiva es marcando unos objetivos claros, que sean medibles y cuantificables. Esto permitirá realizar evaluaciones de forma regular en las que tanto la persona que delega la tarea/área, como la que ejecuta la tarea/área delegada pueden saber en todo momento la evolución y el grado de cumplimiento de las metas que se hayan establecido.

6 – Debemos desarrollar un clima de confianza en el que las personas que asumen la responsabilidad de las tareas se encuentren cómodas para el desempeño de su trabajo. Es imprescindible laexistencia de un clima libre de miedo, en el que las personas toman sus decisiones libremente, sin miedo a la equivocación.

Debemos estar preparados para el error, y asumirlo como propio.

Como siempre, existe un camino alternativo, que es el trabajo en primera persona, pero ya conocemos cuál es el límite y el resultado. La única fórmula de éxito que puede generar un crecimiento de la organización de forma ordenada y constante es a través de la delegación.

© 2013 Miguel Ángel Guilló - @miguel_guillo - http://maximopotencial.com

¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo!:

Share

Lección de liderazgo por Ortega y Gasset. La ejemplaridad

En el texto “No ser hombre ejemplar” de su obra “El espectador”, Ortega y Gasset reflexiona sobre el tema del liderazgo, al que define como “la excelencia, la superioridad de cierto individuo que produce en otros, automáticamente, una atracción, un impulso de adhesión, de secuacidad”

Según Ortega, la cualidad fundamental que ha de tener todo buen líder es la EJEMPLARIDAD auténtica, que ha de distinguirse de la ejemplaridad aparente:

  “Ha de parecerme forzosamente que cuando un hombre llega a ser ejemplar en algo alcanza lo más alto que al hombre le es permitido. Pero toda potencia del hombre trae consigo un vicio en que aquélla se desvirtúa y se falsifica. Frente a la auténtica ejemplaridad hay una ejemplaridad ficticia e inane.

Una y otra se diferencian, por lo pronto, en que el hombre verdaderamente ejemplar no se propone nunca serlo.

Obedeciendo a una profunda exigencia de su organismo, se entrega apasionadamente al ejercicio de una actividad -la caza o la guerra, el amor al prójimo o la ciencia, la religiosidad o el arte. En esta entrega inmediata, directa, espontánea a una labor consigue cierto grado de perfección, y entonces, sin que él se lo proponga, como una consecuencia imprevista, resulta ser ejemplar para otros hombres.

En el falso ejemplar la trayectoria espiritual es de dirección opuesta. Se propone directamente ser ejemplar; en qué y cómo es cuestión secundaria que luego procurará resolver. No le interesa labor alguna determinada; no siente en nada apetito de perfección. Lo que le atrae, lo que ambiciona es ese efecto social de la perfección -la ejemplaridad. No quiere ser gran cazador o guerrero, ni bueno, ni sabio, ni santo. No quiere, en rigor, ser nada en sí mismo. Quiere ser, para los demás, en los ojos ajenos, la norma y el modelo.

No advierte la contradicción que en este propósito hay. Porque la ejemplaridad es un resultado automático y como mecánico de alguna perfección, y ésta no se consigue si no existe un frenético amor y apasionada entrega a una labor determinada. Al proponerse, desde luego, aquélla, desvía su persona del entusiasmo ingenuo hacia toda actividad concreta y se queda con la mera forma de una realidad que sólo se realiza mediante algún contenido. De aquí otra diferencia radical entre ambas suertes de ejemplaridad. El buen ejemplar no puede serlo si no es fecundo, creador de algo. E mal ejemplar no crea nada positivo y valioso. No es verdaderamente hábil, ni sabio, ni siquiera bueno. El que se propone ser bueno a los ojos de los demás no lo es en verdad. Véase cómo el propósito de ser ejemplar es, en su esencia misma, una inmoralidad”

© 2013 Orfeo - @mappalf - http://maximopotencial.com


¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo!:

Share

Soltar el lastre del pasado.

 “La única forma de volver correcto el pasado es hacer correcto el futuro.”

-José María Vicedo

La única forma de vivir la vida es hacerlo en el presente. Sin embargo son muchísimas las persona que viven su vida orientados en todo momento al pasado. Y desafortunadamente, la gran mayoría de personas que viven centradas en su pasado, llevan constantemente un lastre a sus espaldas en forma de recuerdos negativos, desengaños y resentimientos sobre acontecimientos que ya pasaron, pero que les están impidiendo tomar acción de manera efectiva en su vida. Es muy difícil avanzar en una carrera cargado de pesadas piedras.

Los grandes realizadores utilizan el pasado solo para aprender valiosas lecciones, pero jamás “viven” en el. Enfocan su atención permanentemente en disfrutar de su presente y en crear un futuro apasionante e inspirador.Mantienen su enfoque en trabajar con determinación hacia ese futuro “ideal” que han creado en su mente. Y eso es lo que les aporta su gran motivación y empuje. Son siempre conscientes de que por muy mal que hayan ido las cosas en el pasado, cada instante de nuestra vida supone una nueva oportunidad de comenzar de nuevo para forjar la vida de nuestros sueños.

Si piensas demasiado en el pasado decide de una vez por todas soltar “lastre”. Basta ya de revolcarte sobre las penas pasadas. No utilices tu pasado como excusa para no conseguir resultados en el futuro. ¡El pasado, pasado está! Hoy es un nuevo día, con nuevos objetivos e ilusiones. Deja que los mediocres sigan centrados en el pasado y da un paso al frente para unirte a quienes creemos que con la actitud adecuada y una acción poderosa es posible lograr los mayores resultados que uno es capaz de soñar. Atrévete a crear en tu mente un futuro tan apasionante e inspirador para tu vida, que actúe como un gigantesco imán que tire de ti cada día para empujarte a dar lo mejor de ti mismo. ¡Basta ya de atormentarte con cosas que ya no se pueden cambiar!

La única forma de volver correcto el pasado es hacer correcto el futuro.

Si no te gustan los resultados que has conseguido hasta ahora, si no te sientes cómodo con cosas de tu pasado, ¡Cambia ya! Y comienza a crear el futuro que realmente deseas, y que desde luego mereces, soltando el lastre del pasado.

Es sencillo. La vida te ofrece ante tí un pasillo de “cemento fresco” en el que puedes dejar las huellas que tu quieras a partir de ahora. Haz que esas huellas indiquen claramente que pasaste por la vida comprometido a dar lo mejor de ti mismo en cada instante.

©2010-2014 José María Vicedo
¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo!:

Share