• Las-6-claves-para-delegar-y-alcanzar-el-exito-en-cualquier-proyecto
    Permalink Gallery

    Las 6 claves para delegar y alcanzar el éxito en cualquier proyecto

Las 6 claves para delegar y alcanzar el éxito en cualquier proyecto

Delegar es una de las tareas más complejas y delicadas a las que se enfrenta cualquier directivo del mundo empresarial.

¿Qué es delegar?

Según la Real Academia de la Lengua Española (RAE), delegar es darle la jurisdicción a otra persona para que haga sus veces, o le confiera su representación.

Efectivamente, en esta definición de delegar entendemos que se trata de encomendar una tarea a alguien para la que ejecute por nuestra cuenta. De este modo, al delegar, estamos permitiendo a alguien que realice cualquier cosa en nuestro propio nombre, como si fuésemos nosotros quienes la realizásemos.

¿Por qué es tan complicado delegar?

Cuando delegamos cualquier tarea, estamos otorgando a esa persona la posibilidad de que la ejecute en nuestro propio nombre, y así, estamos asumiendo la responsabilidad de algo que realmente no ejecutamos nosotros directamente. Ello implica que para que la delegación sea efectiva, es necesaria la preexistencia de confianza en la persona a la que deseamos delegar o encomendar una determinada tarea.

Necesitamos tener la confianza y seguridad de que esa persona va a tener la capacidad y el interés en desempeñar esa tarea con el nivel de exigencia y estándar de calidad necesarios.

¿Qué ventajas tiene delegar?

El carácter limitado del tiempo dificulta que una misma persona pueda desarrollar todas las tareas que un determinado proyecto requiere. Es frecuente encontrar directivos que trabajan al 100% de su capacidad, y que precisamente por ello acaban suponiendo el freno para el desarrollo del proyecto en si.

A través de la delegación se produce un efecto multiplicador de las capacidades de las personas. La delegación consigue incrementar la capacidad de la organización en su conjunto, pasando desde lo que uno puede hacer a lo que uno puede controlar. Se produce de este modo un cambio desde la capacidad de ejecución personal a la capacidad de control, ampliando de forma muy considerable lo que se puede llegar a alcanzar a través de la participación de otras personas. Así, la delegación permite incrementar la cantidad y la calidad de los resultados que se obtienen, y es una clave importante en la gestión del tiempo.

¿Por qué existe tantas reticencias a delegar?

Las principales causas por las que tenemos dificultades para delegar son :

1 – Dificultad para encontrar personas con el compromiso, estándar de calidad y/o capacitación necesarias para llevar a cabo las tareas que queremos delegar.

2 – Falta de confianza en esas personas que aun sabiendo que están perfectamente capacitadas para el ejercicio de esa responsabilidad, no cuentan con nuestra confianza para encomendarle lo que queramos delegar.

3 – Necesidad de tener todo el entorno bajo nuestro propio control, no aceptando la participación de terceras personas en el ejercicio de nuestra responsabilidad. Es frecuente encontrar casos en los que no se delega para guardar una cierta distancia con el entorno, y tratar de seguir manteniendo el control de determinadas tareas.

4 – Falsa creencia de que para que algo se haga bien, es necesario hacerlo en primera persona.

Estas cuatro razones, que aparentemente parecen muy reales y poderosas, realmente no lo son. Son parte de los mitos, o de las razones que nos explicamos diariamente para autoconvencernos de la dificultad de delegar. Si las analizamos de forma aislada y en profundidad, encontraremos que existen fórmulas efectivas para acabar solucionando todas y cada una de ellas, y conseguir alcanzar una delegacion efectiva.

¿Cuáles son las 6 claves para poder desarrollar una delegación efectiva?

1 – Formación. Para poder contar con un equipo a nuestro alrededor en el que podamos delegar, necesitamos invertir cuantos recursos sean necesarios en su formación. No es sólo una cuestión de aptitud, sino también de formas. Es posible que las personas que nos rodean estén perfectamente formadas. Sin embargo, nuestro estándar de calidad y excelencia es personal de cada uno de nosotros, y es algo que requiere ser transmitido para que el entorno aprenda lo que queremos y cómo lo queremos hacer.

2 – Todo ejercicio de delegación implica control. En muchos casos, el concepto de delegación es mal entendido. Se confunde la delegación con el olvido. Eso es precisamente el claro ejemplo de lo que no debemos hacer. Delegar supone trasladar la tarea a otra persona, y tiene implícita la necesidad de seguir controlándola. Como veremos a continuación, una de las mejores formas de ejercer ese control es precisamente a través del establecimiento de unos objetivos, y comprobar constantemente el cumplimiento de los mismos.

3 – Hagamos un listado de todas las tareas que realizamos diariamente. A continuación, podemos preguntarnos :

¿Es necesario que esta tarea la haga yo?”

¿Es conveniente que la haga yo?

¿La puedo delegar?

¿Qué persona de mi entorno la puede desarrollar? En el supuesto de que la respuesta a esta pregunta es que no hay nadie actualmente a quien podamos encomendarle la tarea, deberíamos designar una persona a quien tras un período de formación pudiese realizarlo correctamente.

Cuando nos hagamos estas preguntas para cada una de nuestras tareas habituales, encontraremos que muchas de ellas son perfectamente delegables, y descubriremos que podemos incrementar fácilmente nuestro potencial de desarrollo a través de la delegación.

4 – Debemos evolucionar el modelo de delegación, desde las tareas a las áreas. Es mucho más motivador, y genera mejores resultados cuando delegamos áreas de actividad, y no tareas específicas. Pensemos en la persona que recibe la responsabilidad de la ejecución. La motivación y la visión en conjunto será bien diferente si la persona se siente responsable del área en su totalidad. Contará con una visión mucho más amplia que le permitirá realizar su acción de forma global para la consecución del objetivo en si.

5 – Debemos establecer objetivos. Una buena fórmula para alcanzar una delegación efectiva es marcando unos objetivos claros, que sean medibles y cuantificables. Esto permitirá realizar evaluaciones de forma regular en las que tanto la persona que delega la tarea/área, como la que ejecuta la tarea/área delegada pueden saber en todo momento la evolución y el grado de cumplimiento de las metas que se hayan establecido.

6 – Debemos desarrollar un clima de confianza en el que las personas que asumen la responsabilidad de las tareas se encuentren cómodas para el desempeño de su trabajo. Es imprescindible laexistencia de un clima libre de miedo, en el que las personas toman sus decisiones libremente, sin miedo a la equivocación.

Debemos estar preparados para el error, y asumirlo como propio.

Como siempre, existe un camino alternativo, que es el trabajo en primera persona, pero ya conocemos cuál es el límite y el resultado. La única fórmula de éxito que puede generar un crecimiento de la organización de forma ordenada y constante es a través de la delegación.

© 2013 Miguel Ángel Guilló - @miguel_guillo - http://maximopotencial.com


Share

Lección de liderazgo por Ortega y Gasset. La ejemplaridad

En el texto “No ser hombre ejemplar” de su obra “El espectador”, Ortega y Gasset reflexiona sobre el tema del liderazgo, al que define como “la excelencia, la superioridad de cierto individuo que produce en otros, automáticamente, una atracción, un impulso de adhesión, de secuacidad”

Según Ortega, la cualidad fundamental que ha de tener todo buen líder es la EJEMPLARIDAD auténtica, que ha de distinguirse de la ejemplaridad aparente:

  ”Ha de parecerme forzosamente que cuando un hombre llega a ser ejemplar en algo alcanza lo más alto que al hombre le es permitido. Pero toda potencia del hombre trae consigo un vicio en que aquélla se desvirtúa y se falsifica. Frente a la auténtica ejemplaridad hay una ejemplaridad ficticia e inane.

Una y otra se diferencian, por lo pronto, en que el hombre verdaderamente ejemplar no se propone nunca serlo.

Obedeciendo a una profunda exigencia de su organismo, se entrega apasionadamente al ejercicio de una actividad -la caza o la guerra, el amor al prójimo o la ciencia, la religiosidad o el arte. En esta entrega inmediata, directa, espontánea a una labor consigue cierto grado de perfección, y entonces, sin que él se lo proponga, como una consecuencia imprevista, resulta ser ejemplar para otros hombres.

En el falso ejemplar la trayectoria espiritual es de dirección opuesta. Se propone directamente ser ejemplar; en qué y cómo es cuestión secundaria que luego procurará resolver. No le interesa labor alguna determinada; no siente en nada apetito de perfección. Lo que le atrae, lo que ambiciona es ese efecto social de la perfección -la ejemplaridad. No quiere ser gran cazador o guerrero, ni bueno, ni sabio, ni santo. No quiere, en rigor, ser nada en sí mismo. Quiere ser, para los demás, en los ojos ajenos, la norma y el modelo.

No advierte la contradicción que en este propósito hay. Porque la ejemplaridad es un resultado automático y como mecánico de alguna perfección, y ésta no se consigue si no existe un frenético amor y apasionada entrega a una labor determinada. Al proponerse, desde luego, aquélla, desvía su persona del entusiasmo ingenuo hacia toda actividad concreta y se queda con la mera forma de una realidad que sólo se realiza mediante algún contenido. De aquí otra diferencia radical entre ambas suertes de ejemplaridad. El buen ejemplar no puede serlo si no es fecundo, creador de algo. E mal ejemplar no crea nada positivo y valioso. No es verdaderamente hábil, ni sabio, ni siquiera bueno. El que se propone ser bueno a los ojos de los demás no lo es en verdad. Véase cómo el propósito de ser ejemplar es, en su esencia misma, una inmoralidad”

© 2013 Orfeo - @mappalf - http://maximopotencial.com


Share

Soltar el lastre del pasado.

 “La única forma de volver correcto el pasado es hacer correcto el futuro.”

-José María Vicedo

La única forma de vivir la vida es hacerlo en el presente. Sin embargo son muchísimas las persona que viven su vida orientados en todo momento al pasado. Y desafortunadamente, la gran mayoría de personas que viven centradas en su pasado, llevan constantemente un lastre a sus espaldas en forma de recuerdos negativos, desengaños y resentimientos sobre acontecimientos que ya pasaron, pero que les están impidiendo tomar acción de manera efectiva en su vida. Es muy difícil avanzar en una carrera cargado de pesadas piedras.

Los grandes realizadores utilizan el pasado solo para aprender valiosas lecciones, pero jamás “viven” en el. Enfocan su atención permanentemente en disfrutar de su presente y en crear un futuro apasionante e inspirador.Mantienen su enfoque en trabajar con determinación hacia ese futuro “ideal” que han creado en su mente. Y eso es lo que les aporta su gran motivación y empuje. Son siempre conscientes de que por muy mal que hayan ido las cosas en el pasado, cada instante de nuestra vida supone una nueva oportunidad de comenzar de nuevo para forjar la vida de nuestros sueños.

Si piensas demasiado en el pasado decide de una vez por todas soltar “lastre”. Basta ya de revolcarte sobre las penas pasadas. No utilices tu pasado como excusa para no conseguir resultados en el futuro. ¡El pasado, pasado está! Hoy es un nuevo día, con nuevos objetivos e ilusiones. Deja que los mediocres sigan centrados en el pasado y da un paso al frente para unirte a quienes creemos que con la actitud adecuada y una acción poderosa es posible lograr los mayores resultados que uno es capaz de soñar. Atrévete a crear en tu mente un futuro tan apasionante e inspirador para tu vida, que actúe como un gigantesco imán que tire de ti cada día para empujarte a dar lo mejor de ti mismo. ¡Basta ya de atormentarte con cosas que ya no se pueden cambiar!

La única forma de volver correcto el pasado es hacer correcto el futuro.

Si no te gustan los resultados que has conseguido hasta ahora, si no te sientes cómodo con cosas de tu pasado, ¡Cambia ya! Y comienza a crear el futuro que realmente deseas, y que desde luego mereces, soltando el lastre del pasado.

Es sencillo. La vida te ofrece ante tí un pasillo de “cemento fresco” en el que puedes dejar las huellas que tu quieras a partir de ahora. Haz que esas huellas indiquen claramente que pasaste por la vida comprometido a dar lo mejor de ti mismo en cada instante.

© 2000-2014 José María Vicedo - @JMVicedo -http://maximopotencial.com


Share

  • Tecnicas-de-negociacion-4-puntos-innegociables-en-cualquier-negociacion
    Permalink Gallery

    Técnicas de negociación : 4 puntos innegociables en cualquier negociación

Técnicas de negociación : 4 puntos innegociables en cualquier negociación

Cuando estudiamos técnicas de negociación, ¿cuáles son los cuatro puntos que son innegociables en todo momento?

1.-Tu proyecto es bueno.

Cuando tienes una iniciativa que ha sido trabajada, enfocada y te ha supuesto ilusionarte en sus posibilidades, hasta tal punto que eres capaz de compartirla con los demás, de presentar ese discurso, da por seguro que tu proyecto es bueno. Y punto. Que no se te olvide.

Podrá mejorarse, podrá no ser su momento, podrá no entenderlo alguien o, con mucha probabilidad, no interesar a mucha gente, pero sea de propia creación o por aplicación o transformación de un modelo existente, su calidad la avala tu tiempo de dedicación, tú mismo, y por ende, de ahí que no te baje nada ni nadie.

2.-Tu proyecto lo lideras tú.

Por mucho que delegar y confiar en la labor de otros sea el arma necesaria para crecer, que dicho de paso es fundamental aprender a hacerlo y no hay esfuerzo mejor recompensado que el dedicado a encontrar buenos colaboradores, un proyecto deja de ser de uno en cuanto te alejas lo suficiente como para que las decisiones básicas las tomen otros. No lo permitas o, mejor dicho, no te lo permitas mientras sientas que tu sitio está en cabeza del mismo.

Incluso si necesitases capital para empezar o avanzar en su desarrollo, esta cuestión se me antoja no discutible en cualquier tira y afloja con los inversores que en su caso se requiriesen. Siempre habrías de buscar fórmulas que te respetasen en su liderazgo. Es más, si no te lo propone la otra parte, duda de su idoneidad para acompañarte en ese viaje y busca en otros compartimentos del tren quién tenga dinero e inteligencia al tiempo.

3.-Tu proyecto no eres tú.

Pero, ¡ojo!, que tanta identificación con tu proyecto no confunda al personal (ni a ti mismo). En una negociación se habla del proyecto, no de ti. Tú no estás en venta. Tu idea, el participar de ella, sí.

Que quede claro, pues en multitud de ocasiones se llegan a igualar y empiezan a barajarse otros temas que ya no son parte de un proyecto, sino que se encuentran en terrenos más personales y rozan la integridad y la dignidad de uno: lo que tú estés dispuesto a jugar es tu apuesta, pero que no te ciegue y obnubile una falsa oportunidad en la que el precio del proyecto seas tú.

4.-Tu proyecto es una oportunidad.

Más bien al contrario, ten bien presente siempre que cuando ofreces a alguien una posibilidad de negocio estás dándole la oportunidad de que sea él, y no otro, el que pueda aprovechar la que lleva implícita tu proyecto, algo que no dudes nunca de que es así puesto que no puede ser de otra manera. Será una oportunidad de escaso alcance, de gran impacto o la mejor oportunidad que haya tenido el de enfrente en su vida, pero saber que llevas algo positivo a la mesa de negociación te sitúa en ventaja al inicio de la conversación y ser consciente de ello te debe hacer más fuerte, ¿o no?

Os invito a los emprendedores y hacedores que nos acompañáis en la lectura de contenidos de MÁXIMO POTENCIAL a que asumáis estos puntos como vuestros para los casos en que os enfrentéis a una negociación con alguna de vuestras empresas de por medio, ya que hay puntos innegociables que, como muletas, nos acompañan y nos protegen de las caídas.

© 2013 José Manuel Sánchez Serrano - @JMSanchezSerran - http://maximopotencial.com


Share

¡Oh Capitán! ¡Mi capitán!

Walt Whitman fue un extraordinario poeta. Su poesía tiene tanta fuerza que transforma. El que encontraréis a continuación es uno de sus mejores poemas: “Oh Capitán! ¡Mi capitán!”. El poema se hizo mucho más conocido a raíz de la película “El club de los poetas muertos” y su maravillosa escena final.

Whitman escribió el poema en homenaje a Abraham Lincoln, presidente de Estados Unidos, después de su asesinato en 1865.

Una verdadera obra maestra de la poesía que llega al alma.

”’¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán!”’

I

¡Oh Capitán! ¡Mi capitán! Nuestro espantoso viaje ha concluido;

El barco ha enfrentado cada tormento, el premio que buscamos fue ganado;

El puerto está cerca, las campanas oigo, toda la gente regocijada,

Mientras los ojos siguen la firme quilla de la severa y osada nave:

Pero ¡oh corazón! ¡Corazón! ¡Corazón!

Oh las sangrantes gotas rojas,

Cuando en la cubierta yace mi Capitán

Caído, frío y muerto.

II

¡Oh Capitán! ¡Mi capitán! Levántate y escucha las campanas;

Levántate —por ti se ha arriado la bandera— por ti trinan los clarines;

Por ti ramos y coronas con cintas— por ti una multitud en las riberas;

Por ti ellos claman, el oscilante gentío, sus ansiosos rostros a ti se vuelven;

¡Arriba Capitán! ¡Querido padre!

Este brazo bajo tu cabeza;

Es tan sólo un sueño aquél en la cubierta,

Tú has caído frío y muerto.

 III

Mi Capitán no responde, sus labios están pálidos y quietos;

Mi padre no siente mi brazo, no tiene pulso ni voluntad;

El barco se encuentra anclado sano y salvo, su viaje concluido y terminado;

De una horrorosa travesía, el barco vencedor, viene con un objeto conquistado;

¡Regocíjense, oh riberas y repiquen, oh campanas!

Pero yo, con lúgubre andar

Camino la cubierta donde yace mi Capitán,

Caído, frío y muerto.

© Traducción: Juan Carlos Villavicencio

© 2000-2014 José María Vicedo - @JMVicedo -http://maximopotencial.com


Share

  • salto
    Permalink Gallery

    Los grandes realizadores son maestros en el arte de dominar sus estados emocionales.

Los grandes realizadores son maestros en el arte de dominar sus estados emocionales.

 

Si hay una habilidad en la que es fundamental alcanzar maestría esa es, sin lugar a dudas, aprender a cambiar nuestro estado emocional. La capacidad de situarnos de forma consistente en nuestro mejor estado físico y mental es nuestra principal garantía de éxito.

¿Sabes que hacer para sentirte bien?
¿Dispones de una serie de formas específicas y estimulantes para sentirte bien en unos instantes?

La clave consiste en tener una lista tan amplia de formas de conseguir sentirse bien que no tengas necesidad de volverte hacia aquellas formas que son destructivas. No hagas como la mayoría que busca la salida cómoda cuando se trata de conseguir placer comiendo en exceso, poniéndose a ver la televisión, fumando un cigarrillo o bebiendo algo de alcohol.

Lo que voy a pedirte a continuación es que crees una lista de cosas que puedes hacer para modificar tu estado emocional cuando estés cayendo en una pauta emocional negativa.

¿Qué puedes hacer para situarte de forma consistente en tu nivel de máximo rendimiento y salir de cualquier pauta negativa?

Comienza a crear una lista lo más amplia posible que te ofrezca un abanico de posibilidades para utilizar cada vez que quieras interrumpir una pauta no deseada y alcanzar ese estado emocional en el que estás dando sólo y únicamente lo mejor.

Tu lista puede incluir cosas como escuchar tu música favorita, tomar un baño relajante, crear una visualización de tus principales objetivos como si ya los hubieses logrado, crear una película mental de un día ideal en tu vida, salir a hacer algo de ejercicio, comprar algo, leer algún libro, ver una película que te inspire, salir a bailar, llamar a un verdadero amigo, recordar momentos mágicos de tu vida, emprender alguna acción hacia algún nuevo objetivo, cambiar los movimientos de tu cuerpo, agitar tus brazos en un gesto de victoria mientras saltas y gritas entusiasmado… Las posibilidades son infinitas.

Cuanto mayor sea tu lista, más fácil te resultará permanecer la mayor parte de tu tiempo en un estado emocional pleno de recursos. Prémiate a ti mismo creando una lista tan amplia que siempre te sea posible disponer de algún modo de cambiar instantáneamente cualquier estado emocional negativo.

Los grandes triunfadores son maestros en el arte de dominar sus estados emocionales. No permiten que las circunstancias, el ambiente o quienes les rodean marquen como se sienten. Se han comprometido a ser ellos quienes marcan su destino. ¡Toma la decisión de unirte a ellos!

© 2000-2014 José María Vicedo - @JMVicedo -http://maximopotencial.com


Share

  • positivo
    Permalink Gallery

    7 formas de mantenerte en positivo la mayor parte del tiempo.

7 formas de mantenerte en positivo la mayor parte del tiempo.

Ha quedado sobradamente demostrado que mantenerse positivo es un factor clave para mejorar la salud, las relaciones, los resultados profesionales y para sentirse más realizado. Veamos siete claves para mantenerte positivo.

1.-La actitud lo es todo.
La actitud no es más que las “lentes” a través de las cuales tu ves el mundo y lo que te sucede. Una misma situación te hará sentirte de manera muy diferente según te enfrentes a ella con una buena o una mala actitud. ¿Sueles ver las cosas por su lado negativo? Si es así, comienza a esforzarte por cambiar. Imagina cuanto cambiaría tu vida si mirases siempre desde la perspectiva positiva cualquier situación.

2.-Trata a los demás con amabilidad y respeto.
Valora a cada persona con la que te relaciones. Valora que esas personas tienen sus propios sentimientos y su perspectiva de la vida, que no tiene porque coincidir con la tuya.

3.-Evita las comparaciones.
Estar constantemente comparándote a ti mismo con los demás te restará una cantidad increible de energía. Mirar a los demás enfoca tu atención en el exterior, en lugar de enfocarla en tu interior para determinar que mejoras debes introducir en tu vida para alcanzar tus mayores objetivos. Deja de compararte con nadie. Tu eres único y especial.

4.-Acepta la responsabilidad por tus acciones, tus resultados y tu vida.
No escurras el bulto. Es muy común tratar de buscar culpables a nuestro alrededor cuando las cosas no salen bien. Acepta de una vez por todas que tu eres el responsable de tu propia vida. Decide tomar el control. Deja ya a un lado las excusas y ponte manos a la obra. Si algo sale mal, aprende de ello y vuelve a intentarlo con mayor determinación. Utiliza esos obstáculos como peldaños hacia tu éxito.

5.-Haz una lista de lo que has conseguido en la vida.
Andamos tan ocupados en nuestras rutinas diarias, que pocas veces nos paramos a reflexionar y a celebrar los logros que hemos ido consiguiendo. Toma conciencia de lo que vas avanzando. Eso te aportará energía y te situará en la dinámica de “Yo puedo hacerlo”.

6.-Valora a las personas que te rodean.
Familiares, amigos, compañeros de trabajo, y otras personas que entran en relación contigo cada día, seguro que están aportando cosas importantes a tu vida. Agradeceles que sean parte de tu “equipo” en la vida. Haz que se sientan valoradas y queridas. Podemos dar aprecio, amor y reconocimiento de manera ilimitada. No seas avaro con los elogios.

7.-Disfruta de manera apasionada todas las pequeñas maravillas que te ofrece la vida.
El simple hecho de estar vivo te brinda la oportunidad de disfrutar de cosas maravillosas cada día. Una simple sonrisa, ver una pequeña flor, un detalle de tus hijos, una comida especial, un proyecto bien terminado, un momento de descanso… La vida esta llena de pequeños momentos maravillosos y extraordinarios. Comienza a vivirlos con pasión. Disfrutalos, saborealos… y harás de tu vida una auténtica fiesta.

 
© 2000-2014 José María Vicedo - @JMVicedo -http://maximopotencial.com


Share

El poder de la creencia “Yo Puedo”

 

Libérate de las cadenas que llevan el sello de “¡No puedo!” y serás capaz de alcanzar cualquier altura que desees. ¡Puedes hacer cualquier cosa…si crees que eres capaz de hacerla! ¿Es fácil? Por supuesto que no. En la vida, nada que valga la pena es fácil. ¿Podrás hacerlo? Si, pero jamás lo sabrás a ciencia cierta, a menos que lo intentes y sigas intentándolo… Esa es la actitud de los ganadores.

Todas aquellas personas cuyo blanco siempre es bajo aciertan generalmente a lo que tiraron: apuntan hacia la nada y dan en el blanco.
Creo que una de las fuerzas más poderosas del mundo es la voluntad del hombre que cree en si mismo, que se atreve a apuntar hacia lo alto, que se dirige confiado en busca de las cosas que desea de la vida.

“¡Yo puedo!” es una frase poderosa. Uno nunca sabe lo que puede lograr hasta que lo intenta. Es algo tan sencillo que algunas personas lo pasan por alto. Si decides prestar atención a todos los argumentos negativos en contra del proyecto que deseas realizar, jamás lo intentarás siquiera. Te darás por vencido antes de comenzar y seguirás lamentándote toda tu vida por lo que pudo haber sido y no fue.

¡Has de conceder a tus sueños la oportunidad de que se transformen en realidad! Es imposible ganar una carrera a menos que uno se arriesgue a correr, es imposible alcanzar la victoria a menos que nos atrevamos a luchar. No hay vida más trágica que la del individuo que alimenta un sueño, siempre deseando y esperando, pero sin que jamás le dé la oportunidad de que se transforme en realidad. Alimenta ese sueño vacilante, sin que nunca le permita estallar en una llamarada. Hay millones de personas que sueñan así en conseguir un mejor empleo, en montar su propio negocio, en comprar una mejor casa, en realizar un viaje, en escribir una novela,… Personas que sueñan, pero que jamás se arriesgan, que jamás están dispuestas a pronunciar las palabras ¡YO PUEDO!, que nunca confían sus sueños al mundo real de la acción y el esfuerzo; en fin todas aquellas personas que temen tanto al fracaso, que por ello fracasan.

Sal de ese grupo y decide unirte al grupo de personas que vemos la vida como una maravillosa aventura. Personas que valoramos más nuestros sueños que las opiniones negativas de personas a las que no les importan nuestros resultados. Unete de una vez por todas al grupo de personas que hemos tomado como lema para nuestra vida dos simples palabras: ¡YO PUEDO! Con esa actitud, serás capaz de logros que antes creías incluso imposibles. Recuerda que todo éxito comienza con la firme creencia de ser capaz de realizarlo.

© 2000-2014 José María Vicedo - @JMVicedo -http://maximopotencial.com


Share